la promesante

Rosario Aguilar (León – Nicaragua,  1938). Importante intelectual nicaragüense, destaca como narradora y cultiva el cuento y la novela. En 1999 se convierte en miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Ese mismo año la  Real Academia Española la nombra Académica Correspondiente Hispanoamericana en Nicaragua. Entre sus obras cabe destacar: Primavera Sonámbula (1964), Quince barrotes de izquierda a derecha. (1965), Aquel mar sin fondo ni playa (1966). Relatos sobre el amor y la guerra, (1986). Es Doctora Honoris Causa por la UNAN-León (2001). Su novela “La promesante”  recibe el el Premio Gabriela Mistral en 2001, otorgado por la asociación Côté-femmes, en colaboración con el grupo Mujer y Sociedad y la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

“La promesante” ( 2001)

Narra la historia de Cecilia, una joven de veintidós años quien, tras el suicidio de su padre, abandona  Nicaragua para instalarse en Nueva York con su madre. En la gran ciudad, tras hacerse unos exámenes, resulta portadora del VIH. 

Cecilia, a pesar de que los primeros síntomas se manifiestan en la noche del 31 de diciembre de 1999, época en que ya se había avanzado bastante en los resultados de las triterapias, vive su enfermedad como una muerte simbólica que la obligará a apartarse del mundo y abandonar la idea de formar una pareja o de ser madre algún día. Es tal el peso de su culpa que termina su historia recluida en un lugar fantasmal, incomunicada del resto del mundo, sin correo ni teléfono, renunciando al amor y al sexo. Presa de la moral católica que le genera un sentimiento de culpa insuperable, como buena mártir, se ofrece en el altar de sacrificio de una empresa farmacéutica. Su cuerpo servirá para probar medicamentos que en un futuro incierto, quizás, ayudarán a otros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad