CAMPAÑA 8M

CON MÁS AMOR QUE MIEDOS

Simone de Beauvoir, una célebre filósofa y feminista, dijo: “No se nace mujer: se llega a serlo”. Los roles son una construcción, así como nuestra identidad. Las mujeres con el VIH necesitamos referentes. Otras mujeres que nos inspiren. Modelos en las que fijarnos para desarrollar nuestra propia identidad. Hacen falta mujeres con el VIH visibles que abran nuevos caminos en la sociedad para romper con los estereotipos y los prejuicios. Estas 6 mujeres comparten públicamente su diagnóstico de VIH. Algunas hace muchos años, y otras más recientemente. Descubre en estas entrevistas sus motivos para ser visibles y sus aprendizajes. Con más amor que miedos. ¡Somos muchas!

“El VIH es una enfermedad social, no médica”

Teresa tiene 37 años. Es bailarina, profesora y doctorada en danza. Una portuguesa de alma viajera. En su vida ha tenido la suerte de realizar muchos de sus sueños, ahora mismo está cumpliendo uno. Ha puesto en marcha un proyecto que mezcla sus tres pasiones: el arte, la educación y la salud. Ha actuado en Portugal, Brasil, España, Colombia, Cabo Verde, entre otros países. Además, tiene VIH.

“Estaba harta de vivir en el “armario del vih”. Se me clavaban las perchas”

Mar nunca imaginó que llegaría a cumplir 58 años. Estuvo varios años como voluntaria en prisión para que las mujeres no olvidaran sus poderes. Cuando el VIH decidió ser su compañero de viaje, ¡ella se compró una maleta nueva!.“Nos hemos quedado con esa copla ochentera de la muerte inminente que ya no es cierta”, explica Mar.

“Soy una mujer fuerte.Gracias al VIH he crecido como persona, como profesional y como activista”

Marina, más conocida como Ginger, está a punto de cumplir 25 años. Recibió su diagnóstico de VIH a los diecinueve años, lo que le cambió la vida. Desde entonces ha trabajado por los derechos de las personas Lgtbiqa+ y de las personas con el VIH. Marina ha convertido su diagnóstico en una herramienta de cambio social, con la que intenta dar respuesta a las necesidades de la comunidad diversa. Es una mujer trans, fuerte y empoderada.

“El amor romántico nos hace daño. No creemos que tener una relación sexual con el hombre de nuestra vida es una práctica de riesgo”

Carmen tiene 48 años y lleva más de 20 años trabajando en una entidad social en la que comenzó como voluntaria.  Ha cumplido su sueño de ser madre. Le gusta la música en directo, viajar, la playa en compañía, una buena amiga o un buen libro. Además, tiene VIH.

“Cuando me visibilicé tenía muchas ganas de hacerlo público. Las que podemos les abrimos camino a las demás”

Sonia tiene 60 años y es malagueña de adopción. Ha sido actriz y terapeuta con drogo-dependientes durante unos años. Ha viajado a muchos lugares, pero lo que más le gusta a Sonia es ser madre. Esto le ha permitido ser maestra, cocinera, limpiadora, chófer, administradora, psicóloga, amiga y muchas cosas más que aún le quedan por descubrir con una hija adolescente. Ellas dos se adoran. Sonia tiene VIH desde hace 30 años.

“Nos tenemos que cuidar nosotras. Saber el diagnóstico lo antes posible. Si tienes VIH cuanto antes empieces a tomar la medicación, mejor.”

Dominique vive en Barcelona con su madre, a la que cuida. “La cuido con mucho amor, como me gustaría que me cuiden a mí el día de mañana”. El mar es una de sus pasiones. Tiene un pequeño velero en el que sale a navegar con su familia y amigos. Le encanta la naturaleza, cuando puede se escapa a la montaña para abrazar árboles. Ha cumplido 55 años y fue diagnosticada con el VIH hace 33 años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad